Tradicionalmente en los clubes locales el patrocinio se establece por medio de gestiones entre los directivos del club y el empresario, con los que habitualmente se mantiene alguna relación previa.Este patrocinio no suele formalizarse por escrito. Ello se debe, por una parte, a las relaciones de confianza habituales entre patrocinador y patrocinado. Por otro lado, las cantidades económicos no son lo suficientemente importantes como para obligarse mediante un contrato escrito.

En los deportes minoritarios quien no ha escuchado alguna vez a deportistas, entrenadores, padres, responsables de clubes y organizadores, quejarse del poco seguimiento que tiene su deporte o su competición por parte de los medios de comunicación. El atletismo popular no es una excepción, y en muchas carreras o entrenamiento surge el tema de que nunca se acuerdan de nosotros para sacarnos en las noticias.

 

Hasta hace unos años organizar una carrera popular era algo sencillo ya que los corredores populares éramos una “especie rara”, pero en los últimos años cada vez somos más y más exigentes. Además debemos añadir el  aumento de las normativas al respecto de organización de pruebas deportivas. Todo esto nos lleva a la necesidad de un mayor trabajo para organizar una prueba. Si queremos ser eficientes y que todo salga bien, debemos realizar una tarea previa, antes de empezar el trabajo de campo. Esta tarea es la planificación, la cual nos llevará bastante tiempo y  a muchos que no tengan este hábito les puede parecer tiempo perdido, pero una vez que empiece el trabajo de campo nos demostrará que es una práctica que nos permitirá ser mucho más eficaces y conseguir que la prueba sea todo un éxito.

Foto Donativo Carrera Popular

Desde hace unos años ha crecido enormemente la cantidad de carreras populares solidarias. Tanto es así que en ocasiones la palabra "solidaria" crea cierto recelo entre los participantes, porque es complicado saber en que medida son realmente destinados los fondos a la obra que se anuncia. Mas aún cuando en los últimos días aparecen noticias de estafas aprovechando la solidaridad de los ciudadanos (Caso Nadia, Carreras de la Mujer, etc...).

Los eventos deportivos populares crecen en número, cantidad y calidad año a año. En el pasado existían sólo unas pocas carreras por provincia, y muchas de ellas se ceñían al ámbito local; además, la práctica deportiva era vista a menudo como una actividad reservada a especialistas, gente en muy buena forma física o que había practicado el deporte en cuestión desde pequeño. Por tanto, para la población en general el participar en una carrera no entraba ni remotamente en sus planes.

Durante la última década se ha observado un incremento “viral” de los eventos deportivos, que ha producido un incremento de la comercialización de todos ellos, dando lugar a modelos de organización y gestión diferentes, en los que se distribuyen las tareas y se requiere de una infraestructura que sea acorde a lo que se pretende desarrollar.

Cada vez son más los eventos deportivos en vías públicas y con mayor participación. El atletismo popular y las rutas o competiciones en bicicleta están en crecimiento, y con ello las entidades dedicadas a organizar este tipo de eventos. Existe un desconocimiento general de la legislación aplicable, y sobre todo una falta de control sobre el cumplimiento de la normativa.

La gestión de las inscripciones de los participantes para un evento deportivo es un proceso a priori sencillo, por lo que ha sido asignado a menudo a voluntarios del evento, o como una tarea más del equipo organizador ( a menudo, del que podemos denominar como “Director Técnico” del evento).