¿Qué aporta un servicio de cronometraje deportivo?

Si hiciéramos un análisis de los parámetros de calidad que un evento deportivo debe ofrecer, posiblemente no muy alejado del número uno de ese ranking de importancia y preferencia para los participantes y organizadores aparecería el tener un buen sistema de cronometraje. 

Un servicio de cronometraje profesional, fiable y adecuado no es máxima garantía de éxito en todo lo que concierne una organización de evento deportivo, pero carecer de él o ser de dudosa calidad sí te puede llevar a un fracaso como organizador, y como tal, los participantes, patrocinadores, público, y otros agentes implicados te lo harán saber más pronto que tarde. Ello puede condicionar (generalmente de forma negativa) al organizador en las futuras ediciones que pretenda organizar, además del complicado trabajo de tener que “limpiar” tu imagen en todo tipo de foros y medios de información (ver ejemplo de noticia más abajo en El País).

¿Es neceasario? En determinados eventos y deportes el tratamiento del tiempo es fundamental y primordial, dado que entran en juego variables relacionadas con ese parámetro, las cuales marcan la delgada línea entre el éxito rotundo para el deportista o aficionado, y no alcanzar el objetivo planteado (alcanzar una marca mínima, sobrepasar un récord, ser campeón o subcampeón o simplemente batir el registro personal que tenías hace un tiempo).

De esta manera, no se plantea un meeting de atletismo en pista sin un sistema profesional y homologado de cronometraje, una prueba de ruta de 10 kms sin un sistema de medición del tiempo, un campeonato de España de ciclismo o de maratón Btt sin un sistema oficial de cronometraje. Pero trasladándonos al panorama menos “profesionalizado” o más popular de los eventos, el propio mercado y sobre todo los miles de aficionados y participantes que cada fin de semana se dan cita en cientos de pruebas deportivas de diversa índole, son los que cada día demandan mayor profesionalidad en el sector del cronometraje. Y ante ello hay que dar respuesta y tener una oferta adecuada y profesional.

El deportista o aficionado no solo busca alcanzar su objetivo (llegar entre los 20 primeros, terminar la prueba, superar a su amigo, batir su marca personal, etc.), para el cual se ha preparado durante un periodo de tiempo, sino que además quiere “verlo” de forma inmediata, contrastarlo con su propia percepción o medición del tiempo y si es posible compartirlo con los demás de forma inminente. Ello conlleva de manera indispensable al organizador a tener que responder a esa demanda. Por ello surge la necesidad de un sistema profesional de cronometraje en cualquier evento deportivo, que pueda acreditar de forma fehaciente lo que cada participante ha realizado desde que se dio la salida o comenzó el evento hasta la meta.

¿Qué aporta? A pesar de que no existe normativa legal que exija al organizador tener un sistema de cronometraje homologado, salvo determinadas competiciones oficiales u particulares a nivel regional, nacional o internacional, las cuales se desarrollan bajo sus propios reglamentos y que contemplan los sistemas de cronometraje que se han de utilizar, es cierto que disponer de un sistema de control de tiempos en un evento le aporta mucha calidad y muy buena imagen.

Con estos sistemas de control de tiempo, el participante obtiene casi al instante cuál ha sido la posición su posición, tiempo realizado, si ha obtenido premio, entre otros datos. Pero desde la perspectiva del organizador, las ventajas son aún más significativas:

  • Al contar con una empresa de cronometraje permite un ahorro de tiempo en cuanto a la obtención de resultados y publicación en el tablón informativo de la prueba, hecho que cada vez se “exige” más por parte de los participantes.
  • También permite tener un control sobre los participantes en todo momento, sabiendo en cada momento cuántos participantes han llegado y cuántos están aún por llegar, si bien es cierto que este trabajo no es responsabilidad del cronometraje, pero ayuda al organizador a conocer de primera mano el desarrollo del tempo del evento.
  • Reduce los tiempos de espera entre que finaliza el evento deportivo y se produce la entrega de premios. Las clasificaciones provisionales y los premiados se conocen prácticamente de forma inmediata, evitando así la demora en la entrega de premios.
  • Favorece que el participante pueda consultar su resultado al instante, o cuando regrese a su domicilio, incluso compartirlo con su entorno a través de las redes sociales. Este hecho también favorece que el organizador pueda disponer de los resultados tras el evento, sin tener que esperar a su publicación tras varios días.
  • Permite al organizador disponer de los listados de participantes ordenados por apellidos, nombre, clubes, categoría, etc., hecho que facilita las entregas de dorsales, la consulta de los datos, etc. Muchas empresas hoy en día ofrecen ese servicio como algo adicional al propio cronometraje del evento.
  • Es un sistema muy fiable y rápido a la hora de realizar el control de tiempos de eventos con elevada participación, que de forma manual sería prácticamente imposible.
  • Además facilita al organizador el poder obtener control de tiempos en puntos intermedios, o en eventos deportivos de diferentes distancias (Media Maratón, Maratón, 10 kms, 5 kms...) o disciplinas con varios sectores (triatlón, duatlón, Btt en circuito…)

El no disponer de un servicio de cronometraje correcto, que se no cumpla con los estándares mínimos para garantizar unos resultados fiables puede conducir a situaciones complicadas, y que generan gastos adicionales, reclamaciones, cambios importantes en clasificaciones, etc. Algunos ejemplos los podéis ver en estos enlaces:

Si bien es cierto que es bastante frecuente que los errores recaigan sobre el sistema de cronometraje sean de la índole que sean. Los participantes suelen reclamar de forma consciente o inconsciente aspectos que no son en absoluto responsabilidad de la empresa de cronometraje. Además se añade, que en ocasiones las únicas personas que se encuentran en la zona de meta son los que precisamente llevan ese control de tiempos.

Este tipo de problemas en los resultados del cronometraje se producen con frecuencia porque hay errores previos por parte de la organización. Por un lado están los errores que comete el organizador al enviar los datos a la empresa de cronometraje, fundamentalmente por fallos cometidos durante la recogida de inscripciones y por otro lado (el más frecuente) la cantidad de errores que los clubes, o propios participantes cometen a la hora de realizar la inscripción, y que ello conlleva a que uno aparezca en otra categoría, aparezca con otro club diferente al suyo, no puntúe porque no haya registrado la licencia, etc., etc. Y esa responsabilidad no es de la empresa del cronometraje, simplemente ellos son profesionales del tratamiento de tiempos con los datos que se le han facilitado. Para evitar estos problemas, lo que cada vez está ocurriendo con mayor asiduidad es que los organizadores confían la labor de gestión de inscripciones a la propia empresa del cronometraje, las cuales muchas de ellas ya incorporan este servicio. Esto facilita el tratamiento y ordenación de los datos para su posterior uso en el día de la prueba, de manera que los errores se reducen en un alto porcentaje. Además hoy en día, los precios de estos servicios son mucho más bajos que hace 10-15 años, lo cual está al alcance de cualquier organizador por pequeño que sea el evento.

En resumen, dado que todos los eventos deportivos (de alto nivel y populares) avanzan hacia una profesionalización cada vez mayor, demandada por el propio mercado pero sobre todo por el usuario final (participante), por ello, es fundamental contar con un sistema de cronometraje fiable, adecuado y que favorezca el trabajo del organizador para ofrecer la máxima calidad en este sentido dentro de su evento deportivo.